Friday, Nov 24th

Last update11:34:30 PM GMT

Un modelo electoral de dos partidos que no han sido capaces de resolver los problemas del País.


Una claque política sin ideas y que aspiran a posiciones electivas para lucrarse.


Una limitación en el ejercicio de la democracia verdadera, en la que sólo quienes tienen poder económico deciden.

Crear una verdadera reforma electoral democrática que facilite la participación electoral más allá de los partidos que monopolizan la política y promueva la participación efectiva de los ciudadanos en los procesos de gobierno.


Reformar el esquema de financiamiento de las campañas políticas para reducir al mínimo la intervención de fondos privados en el proceso electoral. Fomentar un verdadero y amplio debate de ideas entre los aspirantes a cargos electivos que no se supedite a quién tiene más fondos para anunciarse en los medios de comunicación.


Combatir el monopolio de los partidos millonarios y dar verdadero espacio a los partidos y organizaciones representativas de los y las trabajadoras.


Constituir una legislatura en la que cada partido tenga representación proporcional al número de votos obtenidos, al tiempo que transformamos el cuerpo en uno más representativo y democrático.


 

Establecer un mecanismo de presupuesto participativo que permita la participación ciudadana directa en la determinación de las prioridades de los presupuestos municipales.


Promover la organización democrática de los trabajadores y trabajadoras como elemento central de una democracia.


Promover el desarrollo autogestionario de nuestras comunidades.


Reducir los salarios de los legisladores y legisladoras y su doble paga, además de eliminar el pago por dietas, autos, celulares, chóferes, recepciones, homenajes, guardaespaldas y aumentos automáticos de salario.